lunes, 10 de febrero de 2014

El corrector perfecto



Un aspecto básico a tener en cuenta para conseguir un maquillaje perfecto es sin duda, un buen tratamiento y cobertura de las ojeras. El corrector de ojeras es el único que debe utilizarse para cubrirlas, por lo que no debe confundirse con el iluminador cuya función es aportar luz en determinados puntos del rostro. 
 
No todos los correctores son iguales ni cubren del mismo modo. Es importante  saber elegir el corrector más adecuado según el color de la piel y la tonalidad y coloración de la ojera.



Así pues, antes de su aplicación se debe observar la tonalidad de la ojera para de este modo poder elegir el corrector idóneo en cada caso. Las ojeras pueden tener coloraciones distintas en cada persona,  pueden ser azuladas, violetas o verde-grisáceas, lo cual determinará a su vez el color o tono que debe tener el corrector para garantizar una buena cobertura. Lo vemos en el siguiente cuadro: 

 
Tono ojera/
 
Azulado
 
Violeta
 
Verde-gris
 
Tono corrector/
 
naranja
 
amarillo
 
rosa
 


Cómo aplicarlo

Dado que el contorno de los ojos es una zona muy delicada, el corrector se aplicará con los dedos ,después de la base de maquillaje, con suavidad y se irá repartiendo por toda la ojera mediante pequeños toquecitos usando el dedo anular. También puede hacerse con un pincel. Se aconseja que se aplique también en la zona del lagrimal y en todo el párpado con el fin de dar un tono uniforme a todo el ojo.
En caso de tener bolsas, el corrector se aplicará únicamente en la ojera pero jamás en la bolsa que se forme bajo el ojo.
 

El corrector verde es perfecto para cubrir rojeces y granitos indeseables, haciéndolos desaparecer al instante.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario