sábado, 8 de febrero de 2014

Motivos para inscribir tu contrato de arrendamiento





Efectivamente lo es y de hecho se recomienda su inscripción, especialmente en el caso de viviendas. El Código civil en su artículo 1549  dispone que en relación a terceros, no surtirán efectos los bienes que no se hallen debidamente inscritos en el Registro de la Propiedad.      

Ello implica que un contrato de arrendamiento celebrado a partir del 6 de junio de 2013, en que la finca sea objeto de venta, el tercero adquirente podrá resolver el contrato si dicho contrato no está debidamente inscrito en el Registro de la Propiedad con anterioridad a la transmisión. En este caso, el arrendamiento proseguirá durante todo el tiempo de duración pactado y por el período de prórroga forzosa si el plazo contractual fuere inferior a tres años.

Esto es así en base a lo dispuesto en el artículo 1571 del mismo texto legal en el que se establece  que el adquirente de un inmueble arrendado tiene derecho a que termine el arriendo vigente, salvo pacto en contrario.  

De hecho la Ley 4/2013 de 4 de junio de medidas de flexibilización y fomento del mercado de alquiler de viviendas en vigor desde el 6 de junio, modifica en este sentido el artículo 7 de la Ley 29/1994 de 24 de noviembre de arrendamientos urbanos, estableciéndose de manera expresa que para que los contratos de arrendamiento  concertados sobre fincas urbanas , surtan efectos frente a terceros que hayan inscrito su derecho, dichos arrendamientos deberán inscribirse en el Registro de la Propiedad.


En definitiva, la  inscripción en el Registro de la Propiedad proporciona sin duda seguridad jurídica al arrendatario impidiendo que pierda su vivienda en caso de transmisión de la misma, mediante precisamente esa publicidad registral.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario