lunes, 24 de marzo de 2014

El blanco en los vestidos de novia

¿Ya tienes fecha para tu boda ?  !!Fantástico, felicidades!! 

Ahora empieza la búsqueda del vestido perfecto. Si tienes claro que quieres ir de blanco, ya es un buen comienzo, pero,  ¿sabes realmente cual es la tonalidad de blanco que mejor se adapta a tu tono y color de piel?
 

 Escoger el vestido de novia ideal no es tarea nada fácil. Hay que tener en cuenta ya no sólo como es tu silueta, escote y cuello sino también un aspecto importantísimo y al que no siempre se le presta suficiente atención.... el  “blanco” del vestido. 

El color y tono de la piel es determinante a la hora de elegir cualquier color, y ello también se debe tener en cuenta, como no puede ser de otro modo,  cuando se trata del color blanco.  Porque, aunque a veces resulte difícil apreciarlo,  ¡hay muchos tonos de blanco!.  

Según la teoría del color,  el blanco es un color absoluto caracterizado  por la ausencia total  de color. Sin embargo, este color presenta a su vez muchas tonalidades y matices. Es por ello que resulta imprescindible determinar de antemano el color y tono de piel de cada persona  para de acertar  con el blanco perfecto en cada caso.

La coloración y tonalidad de la piel nos  va a permitir poder clasificar a las personas además de en cálidas y frías, en otros dos grupos, en función de la luz que irradian. Así pues, podemos distinguir entre pieles luminosas y pieles opacas. Ello implica que antes de nada sea imprescindible tener claro qué temperatura y tonalidad de piel tenéis, ya que va a ser un elemento decisivo para dar con el blanco ideal de vuestro vestido.
  
 La correcta elección del color blanco va  sin duda a contribuir de forma decisiva en lograr que os convirtáis en  una novia única e inolvidable.  A continuación os indico los principales tonos de blanco que podéis encontrar:

-Blanco puro, se trata de un tono de blanco muy luminoso e incluso en ocasiones brillante.
-Blanco perla, similar al anterior pero un poco más apagado puesto que tiene incorporado una base gris clara.
-Blanco marfil, es un blanco caracterizado por tener un tono ligeramente cremoso.
-Blanco champagne,   este blanco cuenta con una base en tonos rosados o dorados.

El blanco del vestido por tanto variará en función si la piel está bronceada o es opaca, en cuyo caso se deberá escoger un blanco seda o blanco puro. Si por el contario es clara y luminosa elige mejor tonos de blanco perla,  marfil o champagne.

Así que chicas,  si el día de vuestra boda queréis ser el blanco de todas las miradas,  recordad  la importancia de escoger el “ blanco” perfecto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario