viernes, 11 de septiembre de 2015

Una novia y dos vestidos


Cada vez es más frecuente ver novias luciendo dos vestidos distintos el día de su boda. Uno para la ceremonia  y el  banquete y otro de noche o tipo cóctel para la celebración de la fiesta posterior. Otra posibilidad, más económica, es llevar un vestido transformable, de modo que con un sólo vestido se pueda lucir dos looks nupciales distintos.
 
 
La opción de llevar dos vestidos o bien uno convertible, es una buena manera de ganar en comodidad y al mismo tiempo, diferenciar los dos grandes bloques de la celebración de una boda.

Cuando se decida llevar un segundo vestido, lo ideal sería que éste mantuviese siempre el mismo color o muy similar al del vestido elegido para la ceremonia , ya sea blanco, champán, rosa palo, azul celeste o cualquier otro. Utilizar un mismo color -aunque sea en distinto tono- en los dos vestidos ayudará a mantener una uniformidad en el look de la novia, permitiendo que ésta destaque  y se diferencie con claridad del resto de los invitados.
 


Si la boda es de tarde noche, en el segundo vestido nupcial están permitidos los brillos y la pedrería, así que no dudéis en llevarlos.

 

Con el cambio de vestido podéis aprovechar también para hacer un cambio de zapatos. Para ir más cómodas,  una buena opción es un zapato tipo cuña.
 


¿Tienes decidido llevar dos vestidos
en el día de tu boda?
 
Imágenes/Images:dresscomon.storenvy,etsy,munaluchibridal,bodasyweddings,modwedding,davidsdridal,nordstrom

No hay comentarios:

Publicar un comentario