martes, 30 de enero de 2018

Nueva corriente a favor de la moda sostenible


 

En el post de hoy me alegra poder daros una buena noticia, en lo referente a la apuesta de la industria de la moda en favor de la moda sostenible.
Parece que el trabajo que viene realizando la Global Fashion Agenda (GFA) está dando sus frutos.

Antes de nada, comentaros que es la GFA, organismo al que tal vez algunos de vosotros no conozcáis. La Global Fashion Agenda es una organización que pretende movilizar a nivel internacional la industria de la moda para transformar la manera de producir y consumir moda, con el objetivo de influenciar a las empresas del sector a nivel estratégico, operacional y de toma de decisiones de modo que les permita realizar una transformación del proceso productivo y de fabricación para que resulte más respetuoso con el medio ambiente.  

Esta entidad pretende que las firmas de moda sean conscientes del proceso de fabricación de sus colecciones, prestando atención a objetivos muy concretos, orientados específicamente a la reutilización o el uso de materiales y tejidos reciclados que les lleven a la creación de prendas y accesorios que no perjudiquen el medio ambiente.
Son cada vez más las marcas de moda que se están concienciando de la importancia de contribuir firmemente a la protección del medio ambiente.  Ese compromiso se puso de manifiesto en la Copenhagen Fashion Summit celebrada en el 2017 un total de 64 marcas de moda de comprometieron  para el año 2020  a desarrollar planes específicos de sostenibilidad, con este objetivo.



La protección al medio ambiente pasa necesariamente por prestar mucha atención a los materiales que componen una prenda, a cómo y dónde está fabricada y sobre todo el impacto medio ambiental que supone su producción, así como las condiciones laborales de los trabajadores que las producen.
Ese compromiso parece que finalmente está siendo asumido por creciente número de marcas, entre ellas Mango, H&M o Zara, comprometiéndose de forma explícita a producir sus prendas de forma más sostenible y a aumentar el uso de tejidos reciclados para el año 2020.

Actualmente, Mango ya dispone de un contenedor de reciclaje de prendas. Adidas por su parte aumentará su colección de ropa usada. Asos, por su parte, ha manifestado que comenzará a trabajar en tejidos sostenibles, deshaciéndose de cualquier material que no sea reciclable.

Aunque el objetivo deberá lograrse en un plazo de dos años (2020), la GFA hará un seguimiento de sus progresos, de modo que las marcas deberán demostrar que están trabajando seriamente en lograr ese objetivo, presentando periódicamente un informe para comprobar sus progresos en favor de la “slow fashion”.
Las grandes firmas de lujo también se apuntan a esta tendencia en favor del medio ambiente, de modo que Saint Laurent, Stella McCartney o Balenciaga también han apostado por el reciclaje de materias primas. Gucci por su parte ya ha manifestado que renuncia a el uso de pieles de animales en sus colecciones.
Imágenes: Global Fashion Agenda, Copenhagen Fashion Summit 2017, crisalida purpura , Huffington post

No hay comentarios:

Publicar un comentario